PREVENCION
TuWeb
BELIZE. BIENVENIDOS A LA FUNDACION "SUPERMAMA"
PREVENCION
ORIENTACION
ASISTENCIA
SOLUCIONES
Who is Brenda Ysaguirre?
VISITA BELIZE
 
PREVENCION


La Relación Madre-Adolescente Influye sobre el Momento de la Primera Actividad Sexual
Es viernes. Julián, de 16 años, ha dicho en su casa que va a quedarse con sus amigos para ir a bailar. Lleva preservativos "por las dudas", aunque la última vez no los usó porque estuvo con una amiga a la que conocía desde hacía cuatro años.
Carlos, 14 años, pasará la noche en casa de su novia porque los padres de ella no están. Sofía (16) y Laura (17) saldrán también este fin de semana. Ambas desean enrollarse con alguien por eso de que "lo hacen todas". Laura sólo practicará sexo oral porque cree que está exento de riesgos. Sofía, por su parte, si logra ligarse al chico que desde hace un año le gusta, ha jurado a su amiga que hará lo que él le pida. "Si me lo pide, hoy lo pruebo todo, unas copitas de algo y una pasti "dice", incluso dos."
Foto
Si bien es verdad que no todos los adolescentes llevan una vida sexual irresponsable, sí hay una parte de ellos que viven el riesgo sexual al límite. Esta es la razón más importante por la que respetar la intimidad de un hijo no debería implicar un pacto tácito "tú no cuentas, yo no te pregunto", sino dejar que tome sus decisiones pero
informándole. Se puede respetar la intimidad y poner medios adecuados para que resuelvan tanto sus problemas como sus dudas. Un gran número de adolescentes llega a sus primeras experiencias sexuales con absoluta ignorancia sobre por qué y cómo hay que protegerse simplemente porque en sus hogares no se habla de sexo. Las investigaciones sobre sexo y adolescentes concluyen en que hay una relación directa entre las experiencias tempranas y la falta de información familiar. Cuando indagan por su cuenta, los adolescentes suelen informarse a través de la pornografía o de líderes sexuales aparentemente experimentados que, como mínimo, dan mensajes erróneos sobre qué les puede dar placer y qué no. Mensajes que los confunden a la hora de saber cómo comportarse en la intimidad, que no ayudan a discernir entre sexo placentero y sadomasoquismo "que algunos acaban considerando una forma normal de sexo". Y ni qué contar cuando esa falta de información lleva a muchas quinceañeras a preguntar en el siglo XXI si con sólo una vez se pueden quedar embarazadas.
imagen
Qué entienden por sexo
La información sexual que se da hoy en los hogares y en los colegios se queda a medio camino. Se les explican, por ejemplo, formas de prevención con 14 años, cuando hay quien practica sexo desde los 12 o 13 años, aunque se trate de sexo oral. Si a ello sumamos que los preadolescentes y adolescentes entienden por sexo únicamente la penetración rápida y que viven en una sociedad que exige "probarlo todo" y no importa con quién, es lógico que tarde o temprano aparezca la frustración.

Las revistas dirigidas al público joven tienen ese mismo modelo de sexo-penetración y, además, como el objetivo es pasárselo bien, tras la foto del famoso de turno pueden descubrir decenas de artículos breves donde se les incita a experimentar desde el"kamasutra lésbico" a"las mejores posturas para el sexo oral.. Artículos donde ni se menciona la protección ni se señalan las más de cincuenta enfermedades que se pueden transmitir con este tipo de prácticas. Pero eso no es todo. Como el sexo para un adolescente de hoy también es parte de la diversión, a menudo está incluido en el consumo de estimulantes o de medicamentos de dudoso origen.


Foto
Aunque no quiera creerlo, usted sabe que es verdad: Muchos adolescentes están teniendo sexo. Como padre, usted está preocupado acerca de su propio adolescente. ¿Qué puede hacer para evitar que se involucre en la actividad sexual a esa edad tan joven? Investigación reciente sugiere que la mejor forma de prevenir la actividad sexual prematura es desarrollar una buena relación con su adolescente.
Dos estudios sugieren que los adolescentes quienes tienen una relación cercana con sus madres son más proclives a retrasar la actividad sexual que los adolescentes a quienes les falta una relación cercana con sus madres. Los descubrimientos de ambos estudios, basados en datos de la National Longitudinal Study of Adolescent Health, fueron publicados en el número de septiembre del 2002 del Journal of Adolescent Health. Un estudio observó a chicos y chicas colectivamente en los grados del 8 al 11, y el segundo observó a muchachos y muchachas de 14 a 15 años separadamente.
Estudiando los Descubrimientos
Basados en entrevistas separadas de 2000 madres y sus adolescentes a quienes se les dio seguimiento por un año, el 11% de los muchachos de 14 a 15 años de edad y el 16% de la muchachas de la misma edad, reportaron tener sexo.
Los descubrimientos de estudio también incluyen lo siguiente:
Entre todos los adolescentes en el estudio, retrasar el inicio de la actividad sexual estaba ligado a percepción de que la madre del adolescente lo desaprobaba para tener sexo.
Para todos los adolescentes en octavo y noveno grado y los muchachos en los grados 10 y 11, retrasar la actividad sexual estaba ligado a una fuerte relación materna.
En las muchachas de 14 a 15 años de edad, retrasar la actividad sexual estaba relacionado con niveles más altos en la educación de la madre. El nivel de educación de la madre no pareció tener una influencia en la actividad sexual de los muchachos en el mismo grupo de edad.
Las chicas de 14 y 15 años de edad no fueron más capaces de retrasar el contacto sexual si sus madres se reportaban satisfechas con su relación madre-hija.
Desarrollar una Relación Cercana Con Su Adolescente
El autor del estudio Robert Blum, MD, PhD, director del Center for Adolescent Health and Development en la University of Minnesota, concluye que una relación cercana entre los adolescentes y sus madres es un factor importante en el retraso de la actividad sexual. Debido a que los datos en relación a los padres no estaban disponibles del National Longitudinal Study of Adolescent Health, se desconoce si las relaciones padre-adolescente tendrían la misma influencia en la actividad sexual.
Si usted es padre, ¿cómo saber si tiene una relación cercana son su adolescente? El Dr. Blum señala que hacer actividades con su hijo no es una medida de relación cercana. Una relación cercana involucra hablar, escuchar, estar disponible e involucrado activamente en la vida de su hijo. Esto incluye hablar con sus hijos acerca del sexo y las infecciones de transmisión sexual y tener familiaridad con los amigos de su hijo así como con los padres de estos. Dar tales pasos hacia la construcción de una intimidad con su adolescente le traerá muchas recompensas, desde ayudarlos a crecer sintiéndose apoyados y amados, hasta ayudarlos a tomar buenas decisiones acerca de sus cuerpos y sus vidas.
imagen
La educación sexual es imprescindible para evitar los embarazos tempranos.
El embarazo en la adolescencia ha existido siempre, pero se convierte en un problema sanitario y social grave en condiciones de pobreza y marginalidad social, en los hospitales del sector público, de America Central uno de cada 5 nacidos vivos es hijo de una madre adolescente.
“Hasta que no se realice una educación sexual adecuada desde la escuela, y no se formen líderes entre los adolescentes, lamentablemente desde el sistema de salud no vamos a solucionar este gran problema de la sociedad. Nosotros siempre llegamos tarde, dado que, cuando llegan, ya vienen a la consulta con el problema”, afirma el doctor Roberto Sergio, con 30años de experiencia.

Todavía prevalecen prejuicios que se creían superados,
Hay dos clases de chicas, sostienen los adolescentes argentinos: las “rápidas” y las “serias". ¿Cómo distinguir a unas de otras? Las que se cuidan a la hora de tener sexo -las que piden a su pareja que use preservativo o que aportan ellas mismas ese elemento-, bueno, esas parecen ser las “rápidas", las “fáciles", a las que no se quiere para novia.
Pero no sólo es la lógica masculina la que desaconseja que ellas recurran a ese método para prevenir enfermedades de transmisión sexual y evitar un embarazo no deseado. También ellas consideran que el cuidado ante una relación sexual debe correr por cuenta del varón: es él el que debe encargarse de comprar el preservativo y de saber usarlo, y es quien tiene la potestad de decidir, llegado el caso, si efectivamente se lo pone… o no.
“Es él el que decide si se usa o no preservativo. Ella tiene que saber poco y pedirle que se cuide, pero no puede exigírselo ni debe demostrar que sabe cómo cuidarse. En esto coinciden el imaginario del deber ser de las chicas y de los chicos", dijo la doctora Alicia Figueroa, ginecóloga del Centro Latinoamericano Salud y Mujer (Celsam).
El Celsam presentó los resultados de una reciente investigación realizada en 50 chicos y adolescentes de entre 12 y 19 años de la ciudad de Buenos Aires, cuyos resultados exponen a la luz muchas de las motivaciones que obstaculizan el uso de métodos anticonceptivos.
“Lo más llamativo de esta investigación es que para los adolescentes de ambos sexos el hecho de que una chica utilice métodos anticonceptivos o de prevención habla mal de ella", dijo la doctora Diana Galimberti, presidenta del Celsam.